UN PASEO POR EL MUNDO DE LA ANIMACIÓN RUSA.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Schelkunchik es una animación de Boris Stepanstev. ¿Alguna vez alguien oyó hablar de él? Quizá quienes se dedican a estudiar animación, sí.

Hace algún tiempo, mientras buscaba motivos para celebrar la Navidad… Y aquí haré un paréntesis, porque es un tema que, aunque muchos demos por superado, la verdad es que quisiéramos que las cosas fueran diferentes. En cambio, tenemos nuestros falsos intentos por escaparnos de la falta de espíritu navideño, porque realmente no es que estemos en contra de la Navidad, es que no tenemos ese espíritu y de alguna manera lo extrañamos, solo que lo manifestamos en forma de “grinchismo”.
1474312958_schelkunchik22
En fin, que buscando me encontré en YouTube un fantástico video cuyo nombre “Schelkunchik” me llamó la atención. Schelkunchik es una palabra rusa, cuya traducción quiere decir Cascanueces. Así es, se trata de un video del tan célebre personaje navideño, pero más que un video, considero que debe ser una joya de la animación… Y de pronto vienen los recuerdos de esas viejas películas coloridas de la infancia, sin mucha lógica, porque la magia no la tiene, pero con todo lo fantástico e inocente que pretendían ser esas animaciones.
Schelkunchik es una animación de Boris Stepanstev. ¿Alguna vez alguien oyó hablar de él? Quizá quienes se dedican a estudiar animación, sí.
Este corto nació en 1973, de la mano de los estudios SoyuzMultfilm, en la Unión Soviética, que de alguna manera quiso dar una respuesta al tipo de animación estadounidense, y más específicamente a la de Walt Disney.
11120626-819849
Sin embargo, los trabajos de Stepanstev no se limitaron a cuentos infantiles, en otro artículo hablaremos un poco sobre otro de los trabajos más importantes de este director: “The Pioneer’s Violin” (El violín del pionero), por ejemplo.
Por ahora, los estudios SoyuzMultfilm están dando mucho de qué hablar gracias a sus creaciones después de haber pasado por algunas etapas que los hicieron tambalear.
Sechelkunchik me llevó a querer saber más sobre su origen y me parece que todos esos cuentos animados ya estuvieron demasiado tiempo en el baúl del olvido, pero ahora bien vale la pena echarles un vistazo y regresar a esos momentos de nuestra infancia en que aún teníamos ilusión por la Navidad. Y si no, bueno, entonces solo dedíquense a admirar el trabajo de un gran artista.
Debo advertir a los fanáticos de “Madagascar” y “Shrek IV” que se trata de una animación creada en un país (y en una época) difícil para el arte, por lo que los recursos no eran los mejores, aunque aun así vale la pena porque con todo y todo, la tenemos al alcance para nosotros. Schelkunchik de Boris Stepanstev, 1973.

Y aquí, una versión tomada de la recopilación de Mikhail Baryshnikov:

«Cuentos de mi infancia»

Rebeca Bonilla

Rebeca Bonilla

Deja tus comentarios

Acerca de Innuendo

En este espacio encontrarás historias originales, artículos escritos con mucha pasión sobre literatura, teatro, música, religión, ciencia y mucho más… Porque somos humanos y nada humano nos es ajeno, al igual que Terencio somos teatreros de corazón y por eso le ponemos nuestro toque dramático a todo aquello que escribimos y ello nos ha llevado destacarnos por tener… IRREVERENCIA CON BUEN GUSTO.

Recién salidos del horno

Síguenos

Video de la semana

Innuendo en tu correo

Y aunque nos encantan las irreverencias, no debes preocuparte porque… ¡Odiamos el spam!