¿¡Y DESDE CUÁNDO TIENE MÉRITO SER MADRE ADOLESCENTE?!

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Cuando una mujer adolescente se embaraza tiene que dejar de estudiar y es muy improbable que regrese a la escuela. El padre de su criatura suele ser un macho patán sin ningún tipo de estudios o profesión que y suele abandonar a la chica con su problema.

Un día iba en el metro muy tranquilo rumbo a una cita de trabajo y de pronto subió mucha gente en una estación de transbordo. Frente a mí quedaron dos mujeres adolescentes; una iba cargando a un bebé (de esos que se ven vestidos con ropita usada) y la otra trataba de mantener el equilibrio mientras leía un pesado libro de biología.
¿Cuál de ellas dos merecía que yo le cediera mi lugar?
Toqué el brazo de la chica que intentaba leer y le pregunté: “¿Te quieres sentar?”,  ella rápidamente sentó para dedicarse a leer. La muchacha que quedó de pie miró con cara de: “¡¿Qué no ves que yo llevo un bebé?!”. Y de hecho todos a mi alrededor me dedicaron la misma expresión. Disfruté el momento.
Trataré de explicar mi decisión. La chica embarazada era, evidentemente, una madre adolescente, soltera y de bajos recursos… ¿Merece nuestra ayuda? ¡Claro que no! Gracias a las adolescentes pobres que se embarazan sin haber alcanzado la capacidad de mantenerse a sí mismas es que este país no puede salir de la pobreza, porque ese tipo de muchachas se dedican a parir pobres desde muy temprana edad. A esto se le llama “espiral de pobreza”.
Cuando una mujer adolescente se embaraza tiene que dejar de estudiar y es muy improbable que regrese a la escuela. El padre de su criatura suele ser un macho patán sin ningún tipo de estudios o profesión que y suele abandonar a la chica con su problema. Obviamente, este macho viene de una familia parecida a la de su “novia”.
¿Qué pasa entonces? La madre soltera tiene dos opciones: A) ser un parásito de sus pobres padres (que ya de por sí estaban al filo de la inopia), B) buscarse un trabajo de acuerdo a su nivel de estudios, o sea: muy mal pagado.
De esta forma, las esperanzas que la familia tenía en su hija se van a la basura y en vez ayudar a sus padres a salir de la pobreza, les lleva otra boca que alimentar.
¿Quieren complicarle más el futuro a estas familias generadoras de pobres? La nueva madre no se conforma con reproducirse una vez, sino que –como si no hubiera aprendido nada– se embaraza nuevamente (y nuevamente) y así la espiral de pobreza se perpetúa. Por personas como estas es que México no progresa.
En cambio, la chica que iba en el metro tratando de leer su enorme libro QUIERE superarse, QUIERE concluir sus estudios universitarios y QUIERE tener una vida mejor que la que tuvieron sus padres, y esto es bueno para todos. Como decía una amiga: lo mejor que podemos hacer para ayudar a los pobres es no ser uno de ellos.
En ese país ya no necesitamos madres adolescentes que por un berrinche hormonal acaban multiplicándose y llenándonos de gente que simplemente no debió nacer. Claro, a la Iglesia y a los capitalistas les conviene que haya ignorancia y pobreza; de ahí salen los creyentes y la mano de obra barata.
Por eso le cedí mi asiento a la chica del libro, porque era lo menos que podía hacer para apoyarla.
De la otra manera, nosotros terminamos cargando con los hijos de esas jóvenes madres.

Innuendo

Innuendo

Deja tus comentarios

Acerca de Innuendo

En este espacio encontrarás historias originales, artículos escritos con mucha pasión sobre literatura, teatro, música, religión, ciencia y mucho más… Porque somos humanos y nada humano nos es ajeno, al igual que Terencio somos teatreros de corazón y por eso le ponemos nuestro toque dramático a todo aquello que escribimos y ello nos ha llevado destacarnos por tener… IRREVERENCIA CON BUEN GUSTO.

Recién salidos del horno

Síguenos

Video de la semana

Innuendo en tu correo

Y aunque nos encantan las irreverencias, no debes preocuparte porque… ¡Odiamos el spam!